Suceso nocturno

—¡Camila!, toma el cuchillo y encerrémonos en el baño.— Me miró con una cara que nunca antes le había visto, pero tuve que hacerlo. Había que pensar y actuar rápido.

Sin comentarios

Fin del contenido

No hay más páginas por cargar