Tiempo de lectura: 3 minutos

¡El presente es el fin del sufrimiento!
la búsqueda del ente verdadero,
vereda de la mente sin poder de pensamiento
que conscientemente camino el atento viajero,
alejándose del hiriente pasado y su tormento,
pero sesgado por el lente del futuro traicionero.

¡Ciertamente!, el paso del presente no tiene pensamiento
sino presencia que separa la mente y el tiempo del viajero,
siendo consciente y sincero del certero cuestionamiento,
¡Comente!, ¿de dónde viene forastero?

El viajero se arriesga y camina por la vereda que ha sido dominada por la mente, el pasado y el futuro. Pero no es consciente de sus pasos. En ese sentido, ¿qué es el presente para él? ¿Acaso el caminante no está al tanto del rumbo que ha elegido?

—¡Tengo miedo!, me equivoque y ya nada será como antes. ¿Cómo podré resolver todos estos problemas? ¿Qué fue lo que hice mal? —por un momento, los pensamientos del triste recuerdo hacen revivir el pasado y los sentimientos de dolor. 

—¡Es mejor no pensar en ello!, tengo que seguir luchando y no puedo aferrarme a esto —exclamó el viajero, mientras seguía caminando e intentaba corregir su rumbo. Pero en ese mismo instante, una niebla se levantó y obstaculizó su visión. 

— ¿Qué está pasando?, se supone que había corregido el rumbo. ¡Este es otro camino! ¿Por qué me cuesta ver? —gritó con voz fuerte a medida que agitaba las manos una y otra vez para intentar apartar la niebla. Pero la mente lo había hecho otra vez. En esta ocasión estaba utilizando su arma más poderosa para dominar al cansado viajero, nada más y nada menos que el tiempo. Una perfecta y traicionera ilusión capaz de crear miedo, depresión y ansiedad. 

¡Ahora bien!, el viajero no descansará hasta cumplir con su anhelo. Por lo que agiliza el paso y se desvía hacia un nuevo destino. Un camino consciente, donde la presencia y el momento hacen que el tiempo desaparezca. 

El paisaje a su alrededor estaba pintado con colores y matices nunca antes vistos, acompañados por un peculiar y conocido aroma. Rodeado de una vasta y hermosa naturaleza, podía sentir hasta el más mínimo estímulo que generaba su cuerpo internamente. Era como si sus sentidos se hubieran multiplicado por mil. 

—¡Me siento vivo!, que sensación más interesante. Siempre que elijo este rumbo, me doy de cuenta de lo gratificante que es para mí. Pero, ¿por qué me cuesta elegir este camino? —se cuestionaba a sí mismo, mientras se sentaba y caía en un estado de consciencia total. 

En esta composición y con actitud hedonista, el simple poeta anhela el final de un desconocido sufrimiento. Sin duda alguna, las personas no se dan de cuenta que el momento presente es la respuesta a todo lo que tienen. ¡Es la única verdad!

Desde su cabaña rodeada de enormes montañas, un pequeño lago y una gran biodiversidad de flora y fauna, el trovador se acomodó en una vieja silla de madera y acompañado de un café, miró unas interesantes palabras escritas en uno de los libros que tenía amontonado en aquel sublime rincón: 

“Haga del presente (Ahora) el foco primario de su vida. Mientras que antes usted habitaba en el tiempo y hacía breves visitas al presente (Ahora), establezca su residencia en él y haga breves visitas al pasado o futuro, cuando se requieran para manejar los asuntos prácticos de la vida. ¿Qué podría ser más fútil, más demente, que crear resistencia al interior a algo que ya es? ¿Qué podría ser más demente que oponerse a la vida misma, que es ahora y siempre ahora? Ríndase a lo que es. Diga “sí” a la vida, y observe cómo esta empieza súbitamente a funcionar a favor suyo y no contra usted.

Por si quieres leer más

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Avatar
    Carlos Salazar Boychev

    Muy sabia enseñanza, recordatorio y motivación para estar presente. Excelente. Es muy elegante y sutil la forma de dar un consejo. Tiene el toque de Hesse.

    1. Christopher Machazek
      Christopher Machazek

      Jajajaj…muchas gracias por el comentario bro, ¡saludos!

Deja una respuesta